El Acueducto de Segovia

El Acueducto de Segovia

segovia-98037_1920

El Acueducto de Segovia es la obra de ingeniería civil romana más importante de España, y es uno de los monumentos más significativos y mejor conservados de los que dejaron los romanos en la península Ibérica.

 Está construido con sillares de granito, asentados sin argamasa entre ellos. En la parte más elevada mide 28 metros (con cerca de 6 metros de cimientos).

En total tiene 167 arcos y más de 20.000 sillares de granito. 44 están sobre otros 44 formando el tramo de arcos dobles. Aquí es donde el acueducto alcanza su altura máxima: 28 metros

Conduce el Agua desde la Acebeda durante 15 Kms hasta llegar a la ciudad. Desde el final de su parte monumental, en lo alto del Postigo, recorre de nuevo 1,2 kms hasta llegar al Alcázar donde finaliza el canal.

Los segovianos lo llamamos “El puente del Diablo”, ya que según la leyenda fue construido por el diablo en una sola noche.

La Segovia de entonces era una población muy pequeña, pero cuando los romanos pasaron por allí, levantaron en ese lugar una nueva ciudad a la que dotaron de importantes servicios. El más espectacular fue sin duda el acueducto.

Lo primero que tuvieron que hacer los romanos fue crear una presa para  recoger y encauzar el agua del río. Esta presa recibe el nombre de azud.

A partir de ahí, construyeron un canal para llevar el agua hasta la población. El agua discurría por él sin descanso, en algunas zonas a cielo abierto y en otras por una tubería subterránea.

En varios puntos del camino construyeron una especie de depuradoras, los desarenadores, donde el agua perdía velocidad para que las hojas y la arena se depositaran en el fondo y continuara mucho más limpia y sin obstruir el canal.

acueducto de segovia